• Juan Pablo Chiesa

EL GCBA DEBERÁ SUBSIDIAR A LOS ARTESANOS Y MANUALISTAS

Un reciente fallo, S., M. I. y Otros contra GCBA sobre Otros Procesos Incidentales – Amparo (Art.14 CCABA), del juez Andrés Gallardo obliga al gobierno porteño a pagar un subsidio de $10.000 a artesanos y manualistas mientras permanezcan vigentes las medidas de confinamiento a causa de la pandemia de Covid-19 que les impiden trabajar sobre la calle Perú.



Durante meses, distintos colectivos de artesanos demandaron al gobierno porteño soluciones para poder continuar vendiendo sus productos. Artesanos de Plaza Francia presentaron un sinfín de propuestas para poder sobrellevar la situación que les toca afrontar, solicitando la entrega de bolsones alimentarios, la implementación de un plan de créditos blandos para poder retomar la producción al lograr alcanzar la “nueva normalidad”, e incluso planteando la posibilidad de crear una web oficial que permita la comercialización digital de sus creaciones. Sin embargo, al no obtener respuesta alguna, acudieron a la justicia y obtuvieron una respuesta favorable a sus incansables reclamos.


Cuatro integrantes del colectivo de artesanos y manualistas iniciaron acciones judiciales el día 18 de abril, junto a las firmas de la defensora General Adjunta, Graciela Christe; y el titular de la Defensoría N° 5, Ramiro dos Santos Freire, presentando un escrito en el que se alegaba que "la suspensión obligatoria de sus actividades (…) genera un daño grave en sus ingresos y pone en riesgo la vigencia de derechos básicos a la vivienda, la salud y a la alimentación".


Advirtieron en su relato, la imposibilidad de acceder a ayudas económicas brindadas por el Gobierno en el marco de la Emergencia Sanitaria, como Ingreso Familiar de Emergencia, dispuesto por el Poder Ejecutivo Nacional, y el Aporte Único Extraordinario del Ministerio de Desarrollo Humano porteño, ya sea por la existencia de omisiones y/o errores en la base de datos de la ANSES, en el primer caso; o porque el aporte incluye sólo a los titulares del Programa de Atención para Familias en Situación de Calle sin contemplar a los trabajadores artesanos y manualistas, en el segundo.


El titular del Juzgado N° 2 en lo Contencioso Administrativo y Tributario, Andrés Gallardo, ordenó al Gobierno de la ciudad de Buenos Aires que “abone a M. I. S., M. T., M. I. R. y H. P., la suma diez mil pesos para cada uno de ellos a partir del mes de junio de 2020 y hasta tanto perduren las medidas de aislamiento social preventivo obligatorio y la consecuente imposibilidad de ejercer la tareas de elaboración y ventas de artesanías en la feria artesanal de la calle Perú, pago que deberá efectivizarse antes del día 10 de cada mes”. El magistrado consideró que "resulta indispensable tomar medidas de excepción destinadas a la población en situación de extrema vulnerabilidad social para mitigar la actual coyuntura económico- social y facilitar el acceso a los bienes y servicios básicos" y que"el Estado (ya sea el local o el nacional) no puede dejar abandonada a su suerte a las personas que como consecuencia de las medidas adoptadas para evitar la propagación de la enfermedad".

El juez Gallardo tiene sus oficinas a la vuelta de la feria de la calle Perú y describió en su fallo que "en tiempos de covid-19, las mañanas profundizaron su silencio, se ahuyentaron a las decenas de personas que transitaban la calle Perú y el piso se transformó en territorio prohibido para paños que exponen trabajo, obra, dignidad y sustento. Viven de su trabajo, en un momento que el trabajo escasea" y observó que "También desapareció la presencia estatal que amortigüe los efectos económicos de la ya angustiosa situación sanitaria”.

En su decisorio, Gallardo dispuso que el Gobierno porteño deberá pagar a los cuatro artesanos que se presentaron una suma de 10 mil pesos mensuales y "deberá abonar la misma suma a aquellos integrantes del colectivo actor que eventualmente se presenten invocando una situación de emergencia que justifique el otorgamiento de la asistencia extraordinaria cautelar aquí acordada".


Advirtió que "La venta de artesanías constituye la fuente inobjetable de trabajo y medio de subsistencia del frente actor, como máxima expresión del derecho a trabajar del que gozan y que se encuentra consagrado en nuestra Constitución Nacional (artículo 14) y es en ese mismo cuerpo legal en el que se prevé que el trabajo en sus diversas formas gozará de la protección de las leyes, asegurando condiciones dignas y equitativas de labor (artículo 14 bis)".

0 vistas
  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram
  • YouTube