• Juan Pablo Chiesa

Economía en Tiempos de Coronavirus



Por Juan Pablo Chiesa

Si bien aún no se presenta ningún caso autóctono en el país, si se presentaron los primeros casos importados en CABA y luego en otras provincias como Córdoba, Chaco, San Luis y Río Negro. La presencia de esta pandemia, así determinada por la OMS, impacta fuertemente en el ámbito económico tanto mundial como nacional y regional. Si persiste, pronto se sentirá el desabastecimiento en provisiones y la dificultad para producir medicamentos comenzará a aparecer en el mapa, debido a la magnitud de la industria farmacéutica china de insumos y su incidencia global, representando un impacto negativo significativo.

Ante las “crisis”,la situación de convivir con un virus que aún no tiene vacuna ni tratamiento, transmite sensación de desprotección en las personas, de modo que se genera el aumento de precios en productos de higiene como barbijos, alcohol en gel, etc, ya que, ante este tipo de situaciones de incertidumbre, los agentes económicos tienden a “stockearse” con lo que consideren necesario para combatir la situación de contagio, provocando su falta en ámbitos necesarios, siendo que la demanda pueda superar la oferta de ese tipo de productos, incentivando el aumento de su valor comercial, acompañado por el contexto inflacionario al que nos encontramos acostumbrados como consumidores.

El problema se encuentra a nivel país, donde tanto nuestra economía como la Economía mundial siguen con una tendencia depresiva. Con la propagación masiva de la pandemia, la situación tenderá a agravarse, dificultando la economía de países emergentes, en nuestro caso sucede que: · Caída y Reducción del turismo, lo que se puede traducir como una caída en la demanda vuelos internacionales, dificultando el ingreso de divisas, las cuales son indispensables frente a la liquidez que requiere el país para hacer frente a sus obligaciones. · Con el aumento de casos, aumentan los gastos destinados a la atención médica, donde se requieren insumos para realizar los estudios pertinentes a los posibles afectados. · Si persiste, puede agravar la recesión y la caída en la actividad económica, así como la posibilidad de afrontar la reestructuración de la deuda de manera un tanto más “amigable”, en un mundo hoy en día averso al riesgo, donde se va a buscar dinero fuerte y no títulos de deuda de un país como lo es hoy en día la argentina, en un contexto complicado tanto por el coronavirus, la caída en los precios del petróleo y la caída en los bonos argentinos del pasado lunes. · Disminución consumo en general: la persistencia a cumplir con la cuarentena, a mayor cantidad de afectados, implica que los mismos, durante su estadía en el hogar reduzcan su consumo cubrir necesidades básicas. Esto mismo representa, en su contrapartida, un incremento en el nivel de ahorro de las personas. · Resentimiento de exportaciones a partir de la afección en la cotización, demanda y exportación de la soja, granos, entre otros, tendiendo a la baja. China funciona a nosotros como gran socio comercial, el cual es un principal formador de precios para nuestra economía, siendo el país que tiene mayor capacidad para decidir sobre el precio de los commodities (el 70% de las exportaciones argentinas destinadas a China se ven relacionadas con la soja y todos sus derivados) , por lo que la situación va a generar problemas en nuestro ingreso de divisas por exportaciones, afectado el saldo favorable de nuestra balanza comercial, generando problemas para combatir el déficit primario el cual en 2019 cerró en 0,44% del PIB.

· Mercado online puede ser un factor determinante que evite la caída del consumo, ya que no se requiere salir para efectuar la compra.

Los niveles del riesgo demuestran técnicamente un default, justo en un escenario con temores a una recesión económica mundial por el coronavirus y un pánico global.

14 vistas
  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram
  • YouTube