• Juan Pablo Chiesa

Decreto 297/2020




El Decreto de Necesidad y Urgencia (DNU) emitido ayer por el Poder Ejecutivo es un claro ejemplo de por qué esta figura es importante para nuestro ordenamiento jurídico y de cómo, cuando su utilización es correcta, constituye una herramienta fundamental en tiempos de crisis.


Desde su inicio, el DNU demuestra impecable técnica legislativa, se realiza en la exposición de fundamentos una especie de control de convencionalidad y constitucionalidad que recubren de legitimidad la medida implementada, orientada a la protección de la salud pública, pero sin perder de vista el garantizar la satisfacción de necesidades elementales y la provisión de servicios esenciales a la totalidad de la población para tener, en el marco de una situación excepcional, el mayor confort posible.


El decreto establece un plazo durante el cual se establecerá un Aislamiento Social Preventivo y Obligatorio, el que se extenderá hasta el 31 de marzo y podrá prorrogarse en caso de que las circunstancias lo ameriten. Plantea extraordinariamente, por única vez el traslado del feriado del 2 de abril Día del Veterano y de los Caídos en la Guerra de las Malvinas, al día 31 de marzo, constituyendo el 30 un feriado puente.


Durante su vigencia las personas deberán permanecer en sus residencias habituales o en la residencia en que se encuentren. Quienes se encuentren en aislamiento sólo podrán realizar desplazamientos mínimos e indispensables para aprovisionarse de artículos de limpieza, medicamentos y alimentos.


La Nación y cada provincia articularán los medios de fiscalización necesarios para garantizar el cumplimiento del aislamiento, pudiendo los infractores enfrentarse a hasta 2 años de prisión (conf. Art. 205 Código Penal).

Las actividades suspendidas durante la vigencia del decreto son las siguientes:

- Eventos Culturales;

- Eventos Recreativos;

- Eventos Deportivos;

- Eventos Religiosos; y

- Cualquier tipo de evento que implique la concurrencia de personas.


Se suspende además la apertura de locales, centros comerciales, establecimientos mayoristas y minoristas, y cualquier otro lugar que requiera la presencia de personas.


El artículo sexto enumera las excepciones al aislamiento social preventivo y obligatorio y faculta al Jefe de Gabinete de Ministros, en su carácter de coordinador de la “Unidad de Coordinación General del Plan Integral para la Prevención de Eventos de Salud Pública de Importancia Internacional” a ampliar o reducir dicha enumeración conforme recomendación de las autoridades sanitarias.


Por último, se demuestra un profundo respeto hacia las autonomías provinciales, admitiendo la incorporación de nuevas medidas tendientes a garantizar el cumplimiento del decreto y a criterio de cada autoridad provincial, siempre respetando el marco regulatorio excepcional, establecido por el Gobierno Nacional.


Las medidas implementadas por el gobierno de Alberto Fernández son certeras, demuestran que nuestro presidente cuenta con la autoridad y el poder de decisión necesario para hacer frente a la emergencia sanitaria derivada de la pandemia de coronavirus. Sin embargo, la forma en que se comunican las medidas, la participación activa y permanente de ministros, legisladores y gobernadores en la toma de decisiones, demuestran un frente unido, consenso y unidad. No existen diferencias políticas al momento de luchar contra la pandemia, todos somos igualmente vulnerables al coronavirus y el interés por frenar su propagación es de TODOS.


Ejemplo de formato de libre circulación.



75 vistas
  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram
  • YouTube