• Juan Pablo Chiesa

Comunicado de ANSES en virtud de los aumentos a Jubilados, pensionados y AAFF



1) El Gobierno nacional actualizó las jubilaciones, pensiones y asignaciones familiares por decreto en virtud de atender a la emergencia social a la cual ha llevado la política económica de Macri.

Esa herencia recibida es un aparato productivo arrasado, casi el 40% de la población en la pobreza (50% de pobreza infantil), un sistema previsional devastado con un déficit de más de 0,5 puntos de PBI, un Fondo de Garantía de Sustentabilidad erosionado y una deuda externa que ha crecido de manera exponencial comprometiendo el futuro de los argentinos y argentinas.



2) En este contexto, la denominada “discrecionalidad” de los aumentos de ayer a los que hace referencia el comunicado no es tal. Se trata de una cuestión meramente temporal, que fue remarcada en la misma ley de Emergencia Económica que establece que las actualizaciones por decreto se realizarán dentro de un plazo máximo de 180 días. Posteriormente se aplicará una nueva ley de movilidad votada por el Congreso de la Nación.

En la emergencia social, mientras tanto, resulta prioritario mejorar la situación de los más vulnerables, las personas adultas mayores que ganan hasta un haber mínimo y todos los niños y niñas del país.


3) El comunicado afirma que “el esquema de actualizaciones perjudica especialmente a quienes hicieron aportes a lo largo de su vida laboral y atenta contra el valor del esfuerzo y el trabajo”.

Esto lo dicen quienes aprobaron en diciembre de 2017 un cambio en el índice de movilidad jubilatoria que no hizo más que deteriorar el ingreso de los beneficiarios de la seguridad social perjudicando fuertemente a aquellos que menos ganan.

Con esa modificación y ese nuevo índice, los jubilados han visto desplomarse sus ingresos en términos reales desde el momento mismo de su aplicación. Se calcula que, desde la puesta en marcha de la “reforma previsional” a fines de 2017, un jubilado de la mínima perdió $43.000 entre diciembre de 2017 y diciembre de 2019.


4) Dicho índice, desde septiembre de 2017, redujo el haber mínimo en 14%. Se cambió el método de ajuste de la fórmula del Gobierno de Cristina Fernández de Kirchner, que era semestral a otro trimestral, con lo cual Macri les birló un trimestre de ajuste a los jubilados.

Asimismo, dicho índice profundizó la indexación creando las condiciones para la desfinanciación del sistema. Indexar las jubilaciones sin asegurar una estrecha relación con los recursos puede generar un elevado déficit poniendo en riesgo la sustentabilidad del sistema.





5) Por otra parte, el comunicado busca reducir el universo de comparación de modo de tergiversar el impacto de la medida. Primero, deja de lado a los pensionados y segundo, confunde las nociones de beneficio (jubilación) y beneficiario (jubilado), ocultando que un mismo beneficiario puede recibir más de un beneficio. Así, por ejemplo, un beneficiario con dos mínimas recibirá un 13% de aumento.


6) Si se tienen en cuenta las jubilaciones del régimen general, las pensiones y las asignaciones familiares, un 86,8% de estas prestaciones tendrán un aumento por encima del que hubiese otorgado la ley de movilidad suspendida. Es falso que el 50% de los jubilados pierdan con este aumento de marzo. Aun excluyendo del cálculo a pensionados (beneficiarios de pensiones no contributivas y de la Pensión Universal para el Adulto Mayor) y focalizando solo en los jubilados, se infiere que el 63% de ellos (3,4 millones) obtiene un aumento superior al 11,56% que hubiera recibido con la fórmula suspendida mientras que el número asciende al 73% si consideramos a los pensionados, es decir, a 5,2 millones de personas.




7) Por otra parte, el comunicado no hace referencia a que, además de este aumento de los beneficios previsionales, el Gobierno nacional también está aplicando medidas que apuntan a incrementar los ingresos de toda la población de manera indirecta: congelamiento de las tarifas de agua, luz, gas, del precio del transporte público y de los combustibles. También hubo una baja del 8% en medicamentos, medida que favorece especialmente a los jubilados. A estas medidas se suma que, en el día de ayer PAMI definió la gratuidad de 170 medicamentos para todos los afiliados lo cual infiere un aumento del haber indirecto dado que un jubilado destina el 30% de su haber a la compra de medicamentos.





La atención a la realidad de crisis social y económica argentina constituye un imperativo: el crecimiento con justicia distributiva será clave para reconstituir el tejido social, recuperar el empleo y encaminarnos hacia un proceso de sostenibilidad de la deuda pública

0 vistas
  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram
  • YouTube