• Juan Pablo Chiesa

Atención con la letra chica, incremento a jubilados no aplica para todos

Pareciera que Argentina se empeña, a través de sus gobernantes y medidas económicas e tener sí o sí jubilados de primera y segunda categoría


Imagen de Michael Schwarzenberger en Pixabay.

Por Juan Pablo Chiesa

De los tres millones de jubilados que actualmente cobran la mínima, solo mil 300 millones obtuvieron su beneficio sin acogerse a moratoria alguna, por tanto, solo éstos son los que cobrarán en octubre y noviembre un plus de $900. Es decir, la medida solo beneficia a aquellos que no tienen moratoria y cobran la mínima.


Para entender esta decisión, hay que recordar con La Reforma Previsional (2017), se implementó un nuevo índice de movilidad jubilatorio que preveía un lazo fuerte y perjudicial ligado únicamente a la pauta inflacionaria oficial.


Ese nuevo índice de movilidad del sistema previsional combina la suma de 70% del índice de precios (IPC) y el 30% de la remuneración promedio de personal estable (RIPTE).

Es así que llegamos hoy, primero de septiembre, fecha en que las jubilaciones, según la Ley de Movilidad Jubilatoria, tendrán un incremento del 12.22% posicionando el haber mínimo jubilatorio a $12.937.22.


En virtud del incremento del 35% del salario mínimo vital y móvil el pasado viernes, el salario mínimo se eleva a $16.875 desde octubre. El equivalente al 82% de este nuevo salario mínimo equivale a que la jubilación mínima debe ser de $13.837. ($16.875 SMVM x 82%).

Por ello, la jubilación mínima en septiembre fijada es de $12.937, lo que muestra que quedó por debajo del índice de movilidad, debiendo el gobierno, hacer un ajuste y entregar un plus de $900 en octubre y noviembre. Este incremento permitirá a los jubilados estar en los $13.837.


Cómo ya se dijo, solo aquellos que se jubilaron con 30 años de aportes y no usaron moratoria serán los beneficiados con este incremento de $900 pesos y quedan en el aire y, por tanto, en una situación muy complicada mil 1.700 millones están fuera de los 900 por usar la moratoria. Por eso, la mitad de los argentinos necesita una moratoria para jubilarse.


La pregunta es, si en medio de este clima de total y absoluta incertidumbre política y económica, el Estado como garante y proveedor de la retribución que todo jubilado merece, haya usado o no la moratoria, sabrá cómo instrumentar ese ajuste tan necesario para este sector de la sociedad tan vulnerable, cuando lo que vemos es que el barco hace aguas por todos lados y el capitán, pareciera ser, ya abandonó el timón dejando que nos estrellemos directo contra el iceberg.

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram
  • YouTube